Las bolsas y envases plásticos enferman y matan

https://i2.wp.com/static2.renovablesverdes.com/wp-content/uploads/2014/10/Bolsas-de-plastico.jpg

La mayoría de los plásticos contiene sustancias químicas dañinas como BPA (Bisfenol A) y ftalatos, que resultan inseguros para el consumo o uso humano. Consumidores de todo el mundo emplean cada año millones de millones de bolsas plásticas no reutilizables, cuyo promedio de uso es de apenas 12 minutos, pero contaminan las aguas hasta la eternidad, sofocan humedales y enredan, enferman o matan a animales. También afectan a la salud humana.

También afectan a la salud humana, porque grandes animales devoran pequeñas criaturas recargadas de plástico que se integran, a su manera, a la cadena alimentaria y la especie humana termina consumiendo alimentos basados en animales que han comido ciertas formas de plástico no-biodegradable que se fabrica a partir de un recurso no renovable como es el petróleo. Se estima que sólo para producir los 19 mil millones de bolsas plásticas usadas anualmente en California se requieren 3 millones de barriles de petróleo (477.000.000 litros). En todos los países llegó el momento de legislar sobre sustitutos del plástico.

10 Formas de combatir el plástico:

1. Almacenamiento de Alimentos. Sustituye el plástico por vidrio, porcelana o acero inoxidable. Se prudente al utilizar contenedores. Nunca pongas el plástico en el microondas: el calor puede alterar el plástico y lixiviar las sustancias químicas en la comida. No pongas utensilios plásticos en máquinas lavaplatos: calientan demasiado.

2. Otros artículos de cocina. Para todos los envases, bols y tazas de plásticos hay alternativas de metal o de madera. Reemplaza coladores, embudos, tablas de cortar, espátulas y cucharas de plástico, así como placas y cubiertos. Algunas licuadoras y procesadores de alimentos vienen con recipiente de vidrio.

3. Envoltorios y bolsas plásticas. No hay muchas alternativas prácticas. En el microondas cubra las comidas con toallas de papel.

4. Envases de almuerzo. Es difícil, pero piensa en las bolsas de tela.

5. Botellas de agua. Es posible vivir sin una botella plástica de agua. Ahora hay botellas deportivas inastillables y libres de policarbonatos. Utiliza el acero inoxidable o vidrio.

6. Comidas en conserva. Muchas latas de metal usadas para la comida vienen selladas con una resina que contiene el aditivo plástico llamado BPA.

7. Biberones. Utiliza biberones de cristal. Si no, busca botellas libres de BPA.

8. Juguetes plásticos. Muchos juguetes plásticos traen pintura tóxica. Busca productos naturales como madera.

9. Cosméticos y productos de bebé. Los ftalatos son de uso frecuente en productos de baño y belleza como portadores de fragancias. Compra jabones, champúes, lociones y polvos de bebé no aromatizados.

10. Para de comprar “comida chatarra”. Éste es el cambio más importante que se puede realizar, según todos los expertos.

Fuente:http://www.ecoportal.net/Temas-Especiales/Salu /Las_bolsas_y_envases_plasticos_enferman_y_matan

Anuncios

Beneficios de la osteopatía para la salud

La osteopatía es una terapia alternativa que se dedica al tratamiento de la estructura y los problemas mecánicos del cuerpo y beneficia a la salud desde varios puntos de vista.

Contempla a la enfermedad y a la salud desde un punto de vista holístico, como un todo y está normalmente relacionada con la buena salud de los huesos, las articulaciones, los músculos y el tejido conectivo y considera que estos no tienen la función evidente de formar parte de nuestro cuerpo sino que desempeñan un papel central en el mantenimiento general de la salud.

La osteopatía trabaja además en forma global todo el organismo restableciendo a través de la práctica manual el equilibrio de todo el cuerpo. Es una terapia indicada para enfermedades de diversa índole no solo las relacionadas al sistema mecánico y estructural del cuerpo.

Así es una técnica recomendada para tratar trastornos del aparato locomotor como dolores musculares, tendones, contracturas, ligamentos, huesos y articulaciones; trastornos del sistema respiratorio como tos, gripe, bronquitis, etc; trastornos digestivos como estreñimiento, gases, colon irritable y ardor; trastornos pediátricos como cólicos, hiperactividad, insomnio; trastornos psicológicos como estrés, ansiedad, migrañas, mareos, dolores tensionales y más y también trastornos relacionados al dolor menstrual, incontinencia, etc.

Hay tres tipos de tratamientos osteopáticos dependiendo de la zona del cuerpo que necesita atención:

Osteopatía estructural: se dedica a restablecer el aparato músculo-esquelético y de la postura centrando su trabajo en la columna vertebral y otras articulaciones y traumatismos.

Osteopatía craneal: se centra en tratar los problemas craneales y su influencia en el sistema nervioso central.

Osteopatía visceral: se enfoca en la curación de órganos y vísceras para mejorar su función a través de la manipulación que logra un mejor riego sanguíneo.

Conoce algunos de sus beneficios para la salud:

Combate la migraña: las manipulaciones craneales realizadas por osteópata mejoran la calidad de vida de las personas que sufren migrañas y hacen que consuman menos fármacos.

Favorece al intestino: un osteópata puede restaurar la movilidad intestinal trabajando desde el diafragma.

Combate la otitis: trabaja desde los músculos de deglución para reequilibrar la presión que recibe el oído medio e interno facilitando el drenaje que vuelve a los pacientes menos susceptibles a la otitis.

Favorece a los bebés: la osteopatía pediátrica resulta eficaz en todas las patologías respiratorias, así como en las otitis que sufren los recién nacidos mediante cesárea. Además resulta positivo para aliviar los cólicos de los lactantes .

Fuente: http://www.lr21.com.uy/salud/1248193-beneficios-osteopatia-salud-cuerpo

TORTÍCOLIS CONGÉNITA EN RECIÉN NACIDOS

La tortícolis congénita causa una inclinación de la cabeza del lado del músculo acortado y un giro hacia el lado opuesto. Varias suposiciones acerca de esta condición se han estudiado, pero sólo tres se utilizan:

  • Reducción del suministro de sangre al músculo (o isquemia);
  • Parto traumático como el uso de fórceps o ventosas;
  • Mal posicionamiento o restricción intrauterina, frecuente en el primer embarazo o en un bebé prematuro debido a la posición​ intrauterina.

La tortícolis postural es la más frecuentemente observada en fisioterapia, y también la presentación menos severa. Es provocada por el entorno del bebé, plagiocefalia o mala posición. Sin embargo, es recomendado, en el período de vigilia, colocar al bebé sobre su estómago, poco después del nacimiento, de 2 a 3 veces al día y aumentar gradualmente el tiempo en esta posición.

cc3b3mo-tratar-la-tortc3adcolis-en-los-bebc3a9s-9mesestv-com_

Tratamiento de fisioterapia en un recién nacido

El fisioterapeuta pediátrico especializado está capacitado para evaluar objetivamente a su hijo/a. Se procede a realizar una medición de las amplitudes y la fuerza del cuello, se evalúa el tono muscular y realiza una evaluación neurológica.

El tratamiento de fisioterapia en plagiocefalia es enseñar a los padres cómo colocar al bebé para mantener la medida de lo posible, la mejor postura de la cabeza. En períodos de vigilia, el niño será colocado en el lado opuesto al afectado. Varias sugerencias y consejos se dan por el fisioterapeuta tanto sobre “cómo tomar el bebé”, las fuentes de estimulación y el uso de equipos (columpio, vibración del asiento, etc). Se recomienda encarecidamente las actividades en la posición de decúbito prono.

Además, ante la presencia de una rigidez en el cuello, la fisioterapia tiene como objetivo mejorar las amplitudes del cuello por un movimiento de la articulación activa y pasiva, completa y simétrica. La correcta alineación postural tendrá múltiples beneficios para el recién nacido. A través de ejercicios, el terapeuta estimula la adquisición de la secuencia normal del desarrollo del motor para cada grupo de edad. Será importante brindar al enseñanza a los padres de un programa en el hogar.

Fuente:

http://www.fisioterapia-online.com/articulos/plagiocefalia-y-torticolis-en-bebes-recien-nacidos